Aumentar Tamaño del texto
Disminuir Tamaño del texto

La Vida, La Muerte y El Resolver

Editorial Octubre 2015

 

En el proceloso Mar de la Vida se desarrollan miríadas de seres, atómicos, sub-atómicos y super-atómicos, todos, buscando el Núcleo de la Existencia Perpetua. Pero cada una de ellos, deberá pasar por el cernidor de las experiencias y ganar plena Sabiduría Consciente en cada estadio en que les toque desarrollarse, para obtener el derecho Kármico de acceder a un estado de Conciencia donde la triangulación de Inteligencia-Intelecto-Sabiduría, le permita tener acceso a los principios más elevados, acercándole en cada conquista, a la Divina Matriz de la Vida; empero la transmutación es a la vez más compleja dentro del Plan Cósmico, como también dentro del ciclo terrestre como lo es el nuestro. El Plan Cósmico, es una inversión de  Fuerza de una potencia inimaginable por la mente actual humana, esa Fuerza trae a los Planos de Manifestación La Ideación Kósmica, que se desarrollará bajo una planificación atentamente controlada por la inefable Ley de Karma y los Agentes Divinos de esa Ley junto a un infinito número de Constructores del Universo. Esta Ley, vigilante y perpetua, opera desde todos los niveles de la creación aunque en otros estados o planos de esa creación su nombre sea distinto al que conocemos nosotros como Karma.

Pero seguido de todo ese inicio, en que nuevamente surge a la existencia objetiva un nuevo Cosmos, los fracasos, la destrucción y la Muerte van a la par de todo lo que va cobrando forma, transmutándose en nuevas formas más adaptables al Plan de Necesidad, que irán evolucionando siempre hacia una perfección de acuerdo al esfuerzo que haga la Vida que anide esa forma. La Fuerza Creadora, se reviste de Poder y los Chohanes de la Creación comienzan a darle Forma Geométrica al Universo, sus Galaxias, Soles y Mundos, donde La Vida, que busca alcanzar El Núcleo de la Existencia, comienza a ingresar al Sendero de la Evolución, para que después de Ciclos enormes, pueda alcanzar ese estado de Vida Perpetuadesde donde todo surge y a donde todo retorna.

El Ser, una vez individualizado, alcanza la etapa Humana, que es una etapa más de ese Sendero, que inició bajo la Ley de Necesidad. Ahora dentro de esa etapa, deberá pasar por los septenarios del Sendero Humano, para alcanzar el del Hombre Espiritual. Es en el estado Humano donde adquiere la capacidad de desarrollar la Mente, que ha estado en estado virginal hasta alcanzar el estado Humano, y es por ella y a través de ella que puede alcanzar el pináculo de su evolución como el Hombre Espiritual, una vez que ha vencido las tendencias de las tres Gunas, todas adquiridas en el transcurso de su evolución y si bien son necesarias al comienzo de ese proceso, en la etapa Humana, deben transmutarse sus influencias en atributos superiores afines totalmente a la Ley de Perfección, vale decir entonces, que en la etapa Humana debe morir el Humano Instintivoy debe nacer el Hombre Intuitivoo sea el Hombre-Manas-Budhi, paso previo en la evolución para alcanzar el estado de Hombre-Budhi-Atma, o sea La Suprema Liberación de la Cadena de Causaciones.

Todo el proceso de Evolución, está inmerso en una constante transformación, en el que La Vida crea el impulso para sumergirse en las profundidades de la materia, para obtener experiencias y Sabiduría y cuando su ciclo de experimentación en cada Vida que pasa en el plano terrestre se ha completado, retorna al estado intermedio, o sea al Devachan, que es mucho más real que esta existencia en este mundo, allí se sintetiza toda su experiencia, en ese estado de plena beatitud y pura Vida, la Vida que evoluciona se toma un período de descanso para luego retornar al escenario de la Vida activa, que enriquecerá cada vez más esa Vida Evolucionante.

El período de descanso de esa Alma, es tristemente llamado Muerte, y esta palabra está totalmente desvirtuada en el pensamiento humano, siempre representa la parte más trágica y oscura de la existencia humana en esta Tierra, es tanto el apego de nuestros sentidos al mundo transitorio en el cual vivimos cada ciclo o período, que al ver partir del mundo físico a seres que amamos, culpamos a la Muerte de ser una asesina de la Vida. Sin embargo, la Muerte ES un proceso más de la Vida, por lo tanto la Muerte como final definitivo donde los seres humanos se separan para siempre y jamás se encontrarán en esta vida física o en estados superiores de consciencia, esa Muerte NO EXISTE. La Vida une todo lo que es afín, y como la Muerte es un proceso más de la Vida, nunca separará lo que la misma Vida unió ya sea por Amor familiar, de amistad o por cualquier tipo de afecto que haya forjado un Vínculo Superior.

Creo, que hemos unido dos partes de un problema que siempre han sido separadas, por el miedo infundido que ha creado la superstición y la ignorancia. Debemos respetar y amar los procesos de la Vida que vivimos, ser agradecidos a la oportunidad que Karma con su divina justicia, nos ofrece en cada existencia en este u otro planeta, para que alcancemos el Núcleo de la Imperecedera Vida. Todo Afecto Superior, como la Caridad, la Amistad, la Compasión, el Servicio desinteresado, son la misma Vida en movimiento al que nosotros llamamos Amor. Quien extiende su piadoso afecto hacia otro ser, está derramando Vida Espiritual, quien no lo hace, está negando la Vida y se está negando a sí mismo ante esa Vida que en definitiva es él mismo.

En esta última parte, una pequeña historia nos alerta sobre lo que no estamos haciendo, ante estos dos grandes imponderables que son en realidad una misma cosa, La Vida y La Muerte

 

Trescientos jóvenes monjes estaban sentados en un bello amanecer, mientras esperaban a su venerable Maestro que impartiría milenarias enseñanzas. De pronto, los trescientos jóvenes monjes se inclinaron reverentemente ante la presencia del Maestro que se acercaba al numeroso grupo y tomaba asiento sobre una elevación de rocas, en cuyo lugar una gruesa capa de hojas secas y una colorida alfombra que las cubría, servía de mullido soporte, para su envejecido cuerpo. Un profundo silencio flotó en el aire, mientras los ancianos ojos del Sabio se entornaban para una corta reflexión interior. Su blanca cabellera sujetada hacia atrás por una trenza a cada lado de su cabeza, que cubría casi toda su espalda, se deslizó suavemente y su cabeza se erguía mientras sus ojos se abrían y comenzaban a observar al conjunto de jóvenes monjes que esperaban atentamente la palabra del anciano Sabio, siendo una de las pocas oportunidades en esta Vida, la de verlo y escucharle. Con voz profunda y clara Habló y dijo: -¡Jóvenes monjes, hoy, os haré una pregunta y una vez que cada uno de vosotros la hayáis contestado, recién entonces, yo os hablaré!-

-La pregunta que os haré está relacionada con un enigma que aún pocos han podido contestar, pero que la mayor parte de la Humanidad ignora, pero pueden pasar toda una existencia física haciéndosela y siempre equivocarán la respuesta, pues sólo un claro discernimiento puede dar la única repuesta de la cual parten una gran variedad de explicaciones y enseñanzas, sobre el Laberinto de la Vida, por el cual todo Ser viviente debe pasar, y encontrar la salida, pero, encontrarla, desde el aspecto humano, requiere de un refinado sentido común y una intuición elaborada desde la Reflexión y la Meditación.-

-¡Jóvenes monjes! ¿Qué es la Vida para vosotros?-

Un atento silencio quedó congelado sobre los jóvenes monjes, hasta que comenzaron a mirarse unos a otros como esperando que ese otro, animara una respuesta y así comenzar con las doscientas noventa y nueve respuestas restantes. Una voz surgió desde la muchedumbre, y uno de ellos se elevó sobre el resto, e inclinándose con una reverencia, habló así: -¡Venerable Maestro! mi opinión sobre la Vida, es que esta es una escuela, y que después de varias encarnaciones, si mantenemos una vida pura, será posible alcanzar la Gran Iluminación y jamás volver a reencarnar.- Doscientas noventa y ocho respuestas más, le fueron dadas al Sabio, que escuchó con plena atención cada una de ellas. El sol estaba llegando a su ocaso cuando el último joven monje, el más joven de todos ellos, se levantó, se inclinó y balbuceando al comienzo habló así a su Maestro:- Sr. Venerable Maestro¿qué puede decir de la Vida un ser tan joven como yo que aún mi adolescencia perturba mi Mente y mis sueños? siento que aún no he vivido lo suficiente como para enfrentarme a una reflexión de tamaña naturaleza, pues su pregunta, me ha confundido aún más, porque no solo no se la respuesta, sino, que deberé desentrañar ese misterio, a no ser que Ud. piadoso Sr., Venerable Luz de la Sabiduría, nos la dé, o nos oriente hacia donde debemos dirigir nuestra Mente en busca de esa respuesta.- Rápidamente el joven se sentó nuevamente, mientras los compasivos ojos del Sabio lo contemplaron por varios minutos tras una leve sonrisa, y finalmente respondió:- ¡Jóvenes Monjes! este joven aún no ha desplegado su gran potencial adquirido tras largas experiencias en existencias ya pasadas, pero, ya da muestras de una Mente centrada en evitar las especulaciones Mentales, por ello es que él, consideró su juventud como un impedimento para dar una respuesta sensata, pero su Alma no la ignora, como es posible que eso ocurra con mucho de vosotros, entonces, por el interrogante de este joven os hablaré.-

-Para el ignorante, la Vida es un peso, una carga y hasta un castigo, pero aun así, se aferran a la transitoria existencia buscando en ella todo tipo de placer, de gozo, pero todos ellos se esfuman al caer el sol cada día, mas, la pequeña Mente los ha experimentado, entonces la combinación Mente-instinto, busca afanosamente repetir y repetir cada placer, cada gozo y la madre de todo los vicios, que anida en vuestros cinco sentidos, comienza a expandirse saturándolos de ansiedad por cada vez más excitación, placeres y gozos.-

-La Humanidad alcanza finalmente el aporte de Los Señores de la Mente, y así comienza a separarse del estado humano-animal, si bien perduran sus instintos durante algunos ciclos, hasta alcanzar el estado intuitivo; la obtención de la Mente le hace tener la capacidad de diferenciar entre los pares de opuestos, bueno, malo, gusto o disgusto, pero todo su ser compuesto, cada vez más, se va cristalizando en la sólida materia. La inteligencia y el intelecto avanzan en su Mente a medida que sus ciclos evolutivos avanzan, pero se aleja de su principio Espiritual cada vez más, perdiendo la natural capacidad de intuir el porqué de su existencia física y su conexión intuitiva con sus Principios Superiores.-

-¿Cuál es la misión en cada Vida física de esa individualidad? ¿Por qué tiene que pasar ciclo tras ciclo reencarnando y sufriendo las penalidades Kármicas de la existencia en el reino de Samsara? ¿Qué es lo que puede liberarle de tanto sufrimiento, en cada nacimiento, vejez y muerte? ¿Por qué hay Almas que dejan este mundo tristes y desoladas?-

-Tendría trescientas preguntas para haceros, pero estas pocas, encierran una gran cantidad de respuestas e iremos a ellas para que cada uno de vosotros a partir de hoy, pueda desentrañar sus propios interrogantes para comenzar a intuir, lo que verdaderamente DEBE hacer con el lapso de Vida Kármica que aún le queda y que a la vez, cuando partáis, os llevéis en vuestros contenidos internos, y en la memoria lo suficientemente fortalecida, impreso ESE DEBER, como para intuirlo en las demás existencias, de manera que a pesar de los cambios, no perdáis la Cuerda de Oroque os llevará, fuera de este Laberinto de La Existencia Condicionada.-

-Por la obtención de la Mente, generáis Karma, durante edades vuestra Aura se tiñe del color de las experiencias y de vuestras tendencias. La inteligencia bruta comienza a vibrar creativamente con el intelecto y ambos cristalizan cada vez más al Ser en la materia, todo ese Ser compuesto, se enfoca en el fantástico mundo de Maya. Los apegos a las sensaciones, crean deseos y estos ambiciones, estas, egoísmos instintivos unidos a la astucia para alcanzar poder, que una vez vivido ese poder se llena de orgullo y en este punto ya se ha llegado a la decadencia de la civilización Humana y el Ser Espiritual queda relegado al simple formalismo religioso y a la superstición.-

-En cada ciclo en que la Luz de la Sabiduría se proyecta sobre la existencia Humana en este planeta, trae consigo, un avanzado Agente de los Principios Superiores, el cual rememora en la Humanidad el objeto de su existencia aquí y qué debe hacer para elevarse por encima de toda la barbarie del egoísmo y la ignorancia que lo produce,… ¿Cuál es la misión del ser Humano entonces? puesRESOLVER! ¿Qué se debe RESOLVER?... nuestro Karma adquirido!-

-Porque si esto no se lleva a cabo, seguirá pasando por ciclos y ciclos reencarnando y sufriendo las penalidades Kármicas de la existencia en el reino de Samsara, entonces, hay que RESOLVER cómo evitar el Karma condicionante.-

-La liberación de esa rueda interminable de nacimientos, vejez y muerte está en RESOLVER lo que provoca toda esa cadena de existencias.-

-Muchas Almas abandonan el mundo desoladas y tristes, mas yo os diré, sin temor a equivocación alguna, es porque cuando sus viejos cuerpos ya no pueden más y lo que llamáis Muerte los libera de él, se presenta ante su visión lo que no han RESUELTO, toda su vida, pasa ante la apesadumbrada Alma que ha dejado sin RESOLVER lo que la había traído una vez más al torbellino emocional de la Vida física.-

-¡Si jóvenes monjes! la respuesta legítima y verdadera es esa, La Vida ES, RESOLVER; lo contrario es la continuidad en el dolor, los nacimientos, niñez adolescencia, vejez y Muerte. No RESOLVER, es condenarse a existir en la penumbrosa y Mayávica ignorancia, y quizá a perder los derechos Espirituales de poder seguir en Cadenas de Evolución que os permitan emanciparos de esas oscuras tendencias, que tienen como final, el poder de hundiros fatalmente en el Mal y la disolución que os une a vuestros Principios Espirituales.

RESOLVER, es adquirir derechos ganados en la Ley, que puede convertiros, en los puentes sagrados de la Sabiduría por el cual puedan pasar aquellos que buscan RESOLVER su Existencia en la Vida fenoménica, para formar nuevos puentes hacia el Núcleo Divino de la IMPERECEDERA VIDA.-

-Por lo tanto;

RESOLVED en Vuestro Ser los Odios,

RESOLVED en Vuestro Ser los Egoísmos,

RESOLVED en Vuestro Ser el Orgullo,

RESOLVED en Vuestro Ser los Apegos,

RESOLVED en Vuestro Ser la Ignorancia, que es la madre prolífera de todos estos defectos y desvíos de la Ley, hacedlo desde la tenaz voluntad que os inspira vuestro verdadero Ser Interno, escuchadle, en el silencio sagrado de vuestra meditación, que es el alimento Sagrado del Alma, alineaos con la Ley, aprended e incorporad a vuestra Mente la Sabiduría que han dejado las Flores Sagradas de vuestra Raza Humana, ellos dejaron un legado único para toda vuestra especie y las que vendránque es el siguiente:

RESOLVER EL DILEMA DE LA EXISTENCIA A TRAVÉS DEL MÉTODO ETERNO DE LOS GRANDES BUDDHAS, ESTUDIO, REFLEXIÓN, MEDITACIÓN Y YOGA.-

-He aquí ¡Oh, jóvenes monjes! os he dejado una tarea a cada uno de vosotros, ¡ninguno podrá decir que no ha sido advertido! no permitáis que los oídos de vuestra Alma permanezcan sin oír la Verdad, no permitáis que los ojos de esa Alma, permanezcan cerrados para ver la Luz de esa Verdad, ¡Abrid las puertas de vuestra Mente, para aprenderlas e incorporarlas hasta que seáis uno con ellas! ¡Ved en la Vida y en la Muerte una misma Vida, no temáis lo que no podéis evitar! el miedo solo puede tener cabida en el que no ve ambas Vidas como una sola Vida, partir es cerrar tras de sí una dolorosa existencia, que si comenzáis a RESOLVERLA, algún día la cerrareis para siempre, pero seréis el más brillante faro, para las Almas que guiadas por vuestra Luz, alcancen la otra orilla de la Vida, pero ya sin retorno, porque ya todo estará RESUELTO para ellos y para vosotros.-

-¡Haceos merecedores de la Bendición de todos esos Buddhas que lograron su liberación, pero que no han abandonado a la Humanidad, pues es en esa Bendición, ganada por el mérito de vuestro esfuerzo, en la que radica La Fuerza y tened en cuenta que esa Fuerza es la Potencia-Vida-Creadora, que eleva todo aquello que alcanza su Divina Armonía.-

-Entonces mis buenos Hermanos, ateneos a esto:

Compasión, para no alimentar Odio,

Compasión, para evitar el anzuelo del Egoísmo,

Compasión, para que el Orgullo se vea impedido de encontrar en vuestro ser un refugio,

Compasión, para que los apegos no os anclen al mundo de Maya,

Compasión, para que el esplendor de la Sabiduría encuentre en vuestra Mente y Corazón la expansión Divina, para universalizaros en la Silenciosa e imperecedera UNIDAD.-

-Sed Justos, y que el Sentido Común, os haga equilibrados y correctos en vuestros actos, Paz en cada uno de Uds. para que la derraméis al Mundo como una Bendición ¡Id, mis amados monjes en esa paz!-

 

Siempre comenté retazos de esta Historia-enseñanza, pero esta vez la he narrado toda, es mi esperanza, que así como nos ha ayudado a muchos, también le ayude de manera inspiradora a quien lea esta nota. Muchas Gracias.

 Manuel Fernández

Integrante del Centro