¿En qué consiste la Teosofía práctica?

Unos de los inconvenientes más comunes que se presenta en el estudio de la Teosofía, es como llevarla a la práctica y es evidente que dentro de este engranaje de conocimientos, falta una pieza que permita poner en marcha un esquema funcional que revele las Normas de comportamiento aliados con la Ética y la Moral que propone la Sabiduría Arcaica. ¿Existe? de hecho si existe y de ello podemos comenzar a levantar un velo que creo, tiene mucha importancia para todo estudiante. Es notorio como muchos estudiantes han pasado varios años dentro del Movimiento Teosófico y sin embargo esta Teosofía para llevar a la práctica permanece tan oculta o tal vez ignorada por esos muchos.

La Teosofía contiene una enorme y vasta Ciencia del Saber, pero cuando un estudiante toma sólo una de sus ramas, es posible que se pierda en el bosque de tanta cantidad de informaciones, que muchas de las cuales están incompletas adrede; por lo tanto con las enseñanzas Teosóficas se debe llegar a logros personales que eleven al hombre por encima de la monótona vida instintiva o reaccionaria que ha llevado por largos períodos de vida. Entonces, ¿cuál ha sido el motivo para que Hombres avanzados en estas Ciencias abandonen sus místicos lugares y den a conocer al mundo, un resumen de Sabiduría tan importante como esta?

Las razones que se dieron estaban fundadas en el exceso de materialismo que había casi detenido el sentido espiritual en la sociedad humana y las religiones se habían hecho cómplices de ello, evitando de este modo toda búsqueda de la Verdad que permaneció oculta por siglos y con las palabras del Mahatma K.H. queda explícito todo: “La ignorancia crea Dioses y la astucia aprovecha la oportunidad…”.

H.P.B., tuvo la inmensa tarea de dar a conocer infinita cantidad de datos históricos e ignorados por generaciones, demostró que su conocimiento venía de una fuente desconocida pero altamente espiritual y comprometida con toda la Humanidad, tanto en su Evolución como en su Progreso Espiritual; La Doctrina Secreta que ella escribió, es estudiada hoy hasta en Universidades, y puede enfrentar la ciencia actual que sigue investigando los fenómenos Universales con un solo ojo, por lo tanto, lo esencial sigue sin ser descubierto como cuando se intenta comprender el Movimiento Rotatorio en las galaxias y los mundos que las componen y las Fuerzas Ocultas que hacen posible la perpetua Ley de Movimiento o Vibración con sus correspondientes Notas Tónicas que emite cada cuerpo individualmente, ya sea un átomo o un cuerpo compuesto como un planeta o una galaxia.

Pero, ¿hacia dónde apuntaba el Plan Original de estos altos Sabios? apuntaba hacia las Tendencias apegadas al mundo material y a esa disociación del Ser humano con la Naturaleza y sus Leyes; las creencias y los dogmas religiosos no detenían la vileza del crimen, las guerras, el odio, etc... muchas veces esas creencias convertían a los hombres en lo peor de la raza humana justificados por esas bárbaras creencias o fe inconsistentes con sus propios Mandamientos Espirituales y Fraternales entre los hombres.

Esto es lo que ellos intentaron mostrar, un Sendero de profundos cambios internos y externos que eran posibles en el ser humano, enseñándole, que esta no era la única humanidad que se había desarrollado en este planeta y que las Leyes que rigen el Universo, rigen también en la criatura humana que se halla totalmente desvinculada de todo ese Conocimiento como de su real Origen.

El hombre como tal es un resultado con un Principio Espiritual aunado al Principio Materia, el primero progresa y el segundo evoluciona, pasando por innumerables formas de acuerdo a las necesidades del Espíritu que progresa en su faz interna; esta Dualidad, requiere de años de estudio y de investigación ya que tiene sus propias Leyes dentro de Leyes Mayores, como por ejemplo la Ley de Karma, su derivado en el ser humano son las Leyes Morales y Éticas, sus causas y sus efectos.

Este desconocimiento hace que el hombre ignore el alcance de sus actos y los efectos dolorosos como resultados, disociándolo de las Leyes Naturales. Los Mahatmas a eso regresaron, a dejar un Plan de desenvolvimiento externo con repercusiones internas hasta que el mismo hombre logre hacer surgir las cualidades elevadas del Espíritu en la materia, produciendo los cambios hacia una Fraternidad, una Hermandad Universal, sin distinción de clases sociales, ni de razas, ni de color de piel; era un Plan hacia la Unidad como especie Humana, como entidades que en la diversidad de géneros y todo lo demás, puedan reconocer el mismo Espíritu que los cubre a todos sin nada que este “fuera” o dividido de”.

Se demostró, todo un proceso Universal que pasaba por innumerables ciclos y que si bien esto daba luz sobre el Origen de toda una manifestación, esa demostración de semejante Sabiduría era sólo una parte de lo que ellos conocen sobre el Misterio Interno del Hombre y es cuando sus Ciencias cobran una dimensión omniabarcante, porque toda la Manifestación Universal, hasta el átomo más pequeño, interno o externo, es parte de ese mar sin límites donde el estado integral es un continuo y Materia y Espíritu son una misma energía con densidad Dual, en actividad constante aunque su actividad por períodos permanezca latente, Materia y Espíritu ocupan el mismo espacio, siempre integrados.

Este Fundamento Oculto, fue dado a conocer a través de las enseñanzas con las cuales HPB da comienzo a La Doctrina Secreta, lo que da lugar a investigar por qué ellos insistieron en la necesidad de formar el núcleo de una Fraternidad o una Hermandad Universal, porque de esto se trata, esto se puede lograr formar si se reconoce la raza humana como una Unidad Espiritual con un proceso en la materia y en su diversidad que no puede impedir esa Unidad, sólo el velo de la ignorancia lo produce en este estado, pero eso no impide que esas aparentes polaridades dividan, por lo tanto el hombre con esas bases puede comenzar a indagar en toda las culturas antiguas, cuáles son las causas del odio, del sentido separatista de las razas por su color, etc., esas llamadas Escuelas de Conocimiento poseían esa Sabiduría y que por experimentación durante siglos se fue tornando en una Doctrina de la Sabiduría Mayor.

Es por ello que en Teosofía es esencial estudiar esa Universalidad que nos une, pero esta debe servir para que estas enseñanzas tengan una práctica del desarrollo interno en el ser humano, y para ello debe comenzar su investigación sobre que necesita para emprender un cincelado de la oscura roca que lo envuelve, para lo cual debe aprender, comprender y llevar a la práctica, un adiestramiento que lo ayude a modificar y desintegrar las Estructuras Mentales, los llamados por el Mahatma K.H., “los surcos Mentales”, estos surcos están formados o compuestos por Tendencias, unas de esta vida y otras que acompañan al ser humano vida tras vidas; todas estos Surcos Mentales, han calado tan hondo en nuestras personalidades que nuestra consciencia vaga a tientas en sus profundidades, privándonos de ver la Luz del Saber que existe por encima de ellas y lo peor es que, muchos se niegan férreamente a salir de ellas, estos son los “genios y figuras hasta sus sepulturas”.

El Camino entonces es comenzar una investigación sobre la Ciencia de la Conducta o Ciencia de la Auto-realización; ¿Qué cualidades debemos adquirir para comenzar esa Senda de Fraternidad para y con el mundo?… Una de las primeras es, Convicción, estar convencidos de llevar a cabo ese plan regenerador Moral y Ético. Segundo, Sentido del Deber, es dar cumplimiento con todo compromiso, nunca ignorar el sufrimiento individual y colectivo tratando siempre de mitigarlo. Humildad, esta cualidad destrona todo intento de soberbia, hace práctica la idea de aceptar las pruebas de la vida y se las toma como parte necesaria de nuestro Sendero. La humildad vence sin violencia.

Caridad, esta cualidad no tiene que ver con los bienes materiales que se pueden dar, sino, con muchas otras actividades que signifiquen ayudar al prójimo aunque sea como escucha.

Renuncia, esto implica un Compromiso, una Promesa que se hará el individuo así mismo, ante su Alma y su Karma, con lo que también implica una continua observación sobre sus actos en acción y pensamientos, y “El estar Atento” es mantener la Mente alerta para evitar errores y si se comete alguno, analizarlos para erradicar esas tendencias ya que no es algo premeditado sino salido del hábito o costumbre.

La Renuncia o Compromiso o Promesa, se va dimensionando en la medida que se va avanzando hasta descubrir cómo esta nos sirve de escudo de protección ante cualquier circunstancia donde las Tendencias desean avanzar en contra de nuestro gran cambio.

Compasión, esta cualidad tiene una importancia de dimensiones sin límites, es la Cualidad-Virtud más importante porque en ella están todas las cualidades o virtudes vitales que demarcan el límite entre el hombre animal o instintivo, con el Hombre Espiritual.

El hombre que desarrolla Compasión, se transforma en la Actividad del Amor en el mundo, el estado Divino del Amor es algo inalcanzable sin esta cualidad, la Compasión más elevada contiene las altas vibraciones de ese estado Divino que el hombre Compasivo logra atraer al plano terrestre para derramar esa energía vital sobre el mundo. La Compasión, es Servicio, es incondicional, y actúa a través del Gesto, este es una expresión de Buddhi y hace que el hombre Compasivo, actúe de manera espontánea con el más claro discernimiento donde la visión del “yo” pequeño de la personalidad queda anulado y esa espontaneidad resuelve, actúa directamente sin temor alguno y olvidando el “sí mismo”. El Gesto es la Total carencia del egoísmo, y a su vez es una potente energía de la Voluntad, por ello es espontáneo.

Todas estas cualidades se deben estudiar, para evitar “ser bueno porque conviene” o “ser bueno hasta la estupidez” para demostrar que se es bueno; nada fingido tiene nobleza, es carente de Fuerza Interior y lo que no es genuino se debilita y “el mal sobreviene corregido y aumentado”. Ante todo, ser genuino, sin calificaciones que se aplaudan, sólo las acciones del Deber cumplido como única satisfacción y analizar, reflexionar y meditar. La Meditación, es la Túnica de la Compasión en este mundo, porque la Meditación analiza las acciones a través de la fuerte influencia del Espíritu-Mente y su felicidad consiste en mantenerse permanentemente bajo la atmósfera benéfica de la Compasión que es analizada Amorosamente por la Meditación que ensancha cada vez más los horizontes internos del Hombre.

La Compasión no es un simple sentimiento, es la Comprensión Pura de nuestro estado en el mundo y su sufrimiento, es la fuente de Unidad en el Amor primero Espiritual, luego en el Divino, es la Compasión la que despierta en el ser humano como una inspiración para “ser mejor”, se transforma en su guía y lo funde en el mar del Amor Universal… la Compasión es todo lo que esos Mahatmas nos han dejado como su tributo para toda la humanidad y como alcanzarla y abrazar con esta cualidad a todo Ser Senciente. La Compasión es una Ciencia que contiene todas las Ciencias, porque es a través de ella que se adquiere todo el Conocimiento, es comprobado que, para ser un auténtico Ser Compasivo, se debe alcanzar el pleno conocimiento de la Naturaleza humana, pasando por los distintos reinos microbianos, los animales, reino verde, reinos supra-físicos y cómo es esa Naturaleza Interna que nos amalgama en una Unidad indivisible, formando así esa Naturaleza Suprema cuya energía Unitiva es el Amor y la Compasión como actividad del Amor en el Universo.

Todo estudiante de Teosofía, si no estudia e investiga la Ciencia de la Compasión, entrará en una puerta giratoria sin posibilidad de desarrollo alguno; el intelecto que no se une con el desarrollo de los Afectos Superiores, sólo hará méritos en la parte técnica de la Sabiduría que demuestra tener la Teosofía, caminará cojo y tuerto por su Sendero, las ramas del Árbol de la Teosofía, son todas importantes, pero lo imprescindible es adquirir las cualidades que se encuentran en la médula del Árbol, esa Savia, esa corriente Vital es la Ciencia de la Compasión, esta es la Fuerza Vital, que mantiene la Perpetuidad de toda existencia.

 

Manuel A. Fernández

Integrante del Centro