Aumentar Tamaño del texto
Disminuir Tamaño del texto

Conocimiento y Conducta

Editorial Febrero 2014

 


Hace un año, tomaba vuelo esta página, por el ciber-espacio, fue para los componentes de este Centro un motivo de inmensa alegría, ver coronado un esfuerzo más, que se unía al resto del esfuerzo que durante tantos años siguió el propósito de la formación de un Centro de estudios de la Teosofía Original, para seguir impulsando el Movimiento Teosófico en el Mundo.

Nobleza obliga y debemos decir que el estímulo dado por muchos hermanos que son estudiantes de teosofía de otros países y de otras extracciones Teosóficas, nos dieron fuerzas y nos demostró que las distancias se acortaban con esta tecnología, haciéndonos más fraternales a través del contacto.

Agradecemos desde el corazón espiritual de nuestro Ser, a todo el Movimiento Teosófico que nos sigue acompañando en este intento que esperamos pueda formar una cadena de Centros tan necesarios para dar a conocer cada vez más nuestras Doctrinas, patrimonio de toda la Humanidad, dejadas por los Mahatmas y H.P. Blavatsky. Instamos, a otros estudiantes de Teosofía de otros países a que asuman el reto de formar en su lugar, Centros como estos, que puedan seguir impulsando el Movimiento Teosófico, estamos más que dispuestos a colaborar con ellos con toda la información necesaria para formarlos, si es que llevan la Teosofía en su corazón, podrán agregar un grano de arena más a la piramidal montaña del conocimiento universal, colaborando con el bien común y la evolución de este sistema.

Esta tecnología llamada internet, puede llevar a cada ser, las peores aberraciones de la conducta humana, pero los estudiantes de Teosofía, pueden usarla para acercar a cada ser humano, a esta Sabiduría que contiene todo el conocimiento para liberar de semejantes horrores de dolor y miserias a todo buscador de la Verdad que desee ser mejor persona, pues "si yo cambio, el mundo cambia" puede convertirse en una realidad para todo valiente Intentador.

"La Doctrina Secreta", de H.P. Blavatsky, en su Proemio, enseña la importancia de tener claro en el estudio de esa obra todo lo concerniente a la Unidad de Vida, para poder comprender las profundas enseñanzas en ella contenidas , increíblemente, la ciencia y la tecnología han aportado con estos medios una idea más cabal, de esa Unidad que nos ayuda a conocernos a través de la distancia, buscando una Unión física y espiritual con otros hermanos, comenzamos a apreciar el valor de la Unión puesto que desarrolla vías de fraternidad que antes no eran posibles, lentamente la Ciencia físicas y las Ciencias Arcaicas de todos los tiempos, se van uniendo con el propósito de elevar la condición Humana a estados físicos y espirituales más acordes con el Plan de Evolución.

Una vez más, Gracias, por contactarnos, por seguir la página, por sus aportes y principalmente por seguir estimulándonos a seguir con este intento que nos llena de fuerzas para seguir adelante.

Rafael Ortega, es un estudiante del Centro de Estudios de la Teosofía Original de Yucatán, México, y ha tenido la deferencia de aceptar, participar como lo han hecho otros estudiantes de Teosofía, en hacer una Editorial para esta página, acción por la que le estamos profundamente agradecidos, hermano de firmes convicciones Teosóficas, empeñado en difundir la Doctrina Teosófica, como un deber espiritual, que siente suyo en su corazón.

Sus valores por la vida de todo ser senciente, su preocupación por colaborar con las necesidades espirituales de toda la Humanidad, lo convierten en un componente de gran valía dentro de este Movimiento que busca seres comprometidos como él.

Es para este Centro motivo de gran alegría que este hermano hoy, al cumplirse un año de la aparición de esta página, reinicie el nuevo ciclo con esta presente Editorial. Muchas Gracias Estimado Hermano Rafael Ortega.

 Presentado por Manuel Fernández

Integrante del Centro


 

“La Teosofía, la Religión-Sabiduría, ha existido desde tiempos inmemorables, ella nos ofrece conocimientos sobre la naturaleza y la vida, mismos que están sustentados en conocimientos adquiridos por los sabios del pasado, especialmente por los del Oriente; sus estudiantes más avanzados sostienen que dichos conocimientos no son imaginarios sino que son conocimientos de hechos vistos y conocidos solo por aquellos que están dispuestos a cumplir con las condiciones requeridas.

La Teosofía nos informa, sobre nuestro origen, historia, desarrollo y el destino de la humanidad.”1

Con respecto al hombre nos enseña:

Primero, que cada espíritu es una manifestación del espíritu Uno y por lo tanto parte del todo, cada uno de nosotros (espíritu), pasaremos por una gran serie de experiencias y reencarnaciones, a través de numerosas existencias y en sucesivas razas, y en cada encarnación acumulamos, experiencias y con ellas perfección.

Las condiciones de cada encarnación dependen del equilibrio entre méritos y deméritos tanto de la vida previa, como de nuestras vidas anteriores, siendo nuestros pensamientos y acciones la principal causa de nuestros sufrimientos, los estudiantes de Teosofía, sabemos que todo lo que sembremos cosecharemos,  y somos conscientes de la ley de Karma, la cual nos hará saldar nuestros errores,  a través de su justa ley de retribución.

La Teosofía no es Religión ni Doctrina alguna, es Sabiduría Divina, en ella no existen Dioses, ni perdón a nuestros malos actos.

La Teosofía nos enseña que el verdadero camino, inicia con nuestros buenos pensamientos, acompañados de nobles actos y altruismo para toda la humanidad así como del cuidado y respeto que nos merece la vida animal y de toda la naturaleza que nos rodea.

El buen estudiante de Teosofía, estudia, analiza y absorbe el verdadero conocimiento dejado en la literatura de sus Maestros, conduce su vida con ética, y valores morales y hace de la Conducta su forma de vida y de ella su principal observación interna, no ambiciona, ni espera retribución o reconocimiento alguno ya que su trabajo no es para su individualidad, su trabajo es para y a favor de la Humanidad y al lograr el cometido, la evolución escalará a su siguiente ciclo.


Por Rafael Ortega Sánchez

Integrante del Centro de Estudios de la Teosofía Original de Yucatán

 


1- Un Epítome de la Teosofía – W.Q. Judge