Aumentar Tamaño del texto
Disminuir Tamaño del texto

Buscando a un Maestro

Por G. de Purucker

[Extraído del libro Estudios en la Filosofía Oculta (Studies in Occult Philosophy), sección Preguntas y Respuestas (Questions and Answers), título original Seeking a Teacher. Traducción realizada por integrantes del Centro de Estudios de la Teosofía Original de Argentina en julio de 2014.]

 

P: ¿Cuál es la actitud ética en la búsqueda de un Maestro? ¿Deberíamos buscar un Maestro?

 

R: ¿Si deberíamos buscar a los Maestros? Enfáticamente insto a cada ser humano normal no sólo a que busque a los Maestros, sino también a que los acepte. Haga la llamada y esa llamada será atendida. Considere a los Maestros como uno de los fenómenos más comunes en la historia de la Humanidad. La llamada es más fuerte cuando la desesperación es más intensa, cuando el desaliento amenaza con abrumar a los seres humanos no necesariamente pensantes pero sí sensibles. Cuando el pedido de ayuda es muy urgente y proviene del corazón humano, esa llamada evoca una respuesta. Ha sido así a lo largo de la historia de la Humanidad, y lo es hoy en día. Es un magnífico ejercicio espiritual e intelectual, no solamente esperar ayuda sino también exigirla, y usted no tiene derecho a exigir ayuda hasta haber demostrado ser digno de ella. Entonces la combinación es irresistible, y el Maestro llega, llega a usted como un individuo, o llega a un pueblo o a una raza. El hombre que lo merece realiza un llamado no solo para sí mismo sino para todos, para poder con los demás sentir el calor de la bendita luz divina del espíritu derramada sobre todos. Aquel que hace su llamado en sentido universal, es un fuerte mago, y su llamado es poderoso, y tiene derecho a hacerlo. Pero le aconsejo que antes de realizar un llamado a un Maestro exterior, realice la llamada al más grande Maestro que cualquier hombre puede llegar a conocer, el Espíritu en él, el dios interno. Este hace que el llamado al Maestro externo sea incomparablemente más fuerte. Limpie su propio Templo antes de llamar a un dios para que entre y more allí.

 

Descargar en PDF