Aumentar Tamaño del texto
Disminuir Tamaño del texto

Acerca de los Mahatmas

 

Desde que H. P. Blavatsky hace pública su relación con los Adeptos de los Himalayas, se ha especulado sobre si existen estos avanzados Sabios, o si son simplemente creaciones del vulgo, sujetas a tradiciones o a simples supersticiones; por lo cual H. P. Blavatsky fue víctima de varios ataques por parte de muchos personajes importantes de esa época, otros afirmados en sus tradiciones, como los Brahmanes, nunca estuvieron de acuerdo en que ella revelara tanta información que había estado siempre oculta para gran parte del Occidente y mucho menos que se hablara de los Mahatmas, considerados por muchos como Hombres Santos. Un muro de silencio, resguardó por siglos su verdadera existencia. Pero, H.P.B, y la difusión de la Teosofía, pusieron sobre el tapete de toda la Humanidad, la existencia de estos grandes Seres, hasta aparecieron sus nombres, que después se supo no eran los verdaderos dado que ellos preservan sus nombres celosamente y solo son revelados a sus Chelas más adelantados y confiables.

El Sr. Sinnett, director de un Diario en la India, forma un vínculo extraordinario con ellos, a través de H.P.B. y comienza a mantener una regular interacción epistolar, en la cual recibe una gran cantidad de enseñanzas ya que el Sr. Sinnett, pidió ser chela de estos Maestros, y con ello puso en movimiento una rueda Kármica que ha llegado a nuestro tiempo con una extraordinaria colección de esas cartas en las que ellos respaldan a H.P.B. en todo lo escrito por ella, bajo sus órdenes e inspiración y a la vez, como su único agente para la difusión de la Teosofía junto a otros colaboradores y un grupo de Adeptos, como los que dieron impulso a ese plan desde la misma Gran Logia, creando así el Movimiento Teosófico en el mundo, además del porqué se daba a conocer a la Humanidad, El Plan de Evolución, no solo de nuestro planeta, sino también del Kosmo como parte integral de ese Plan evolutivo o Plan Divino.

Como hoy se conoce, la gran tarea que comenzó en ese tiempo en que corría el año 1875 y es fundada La Sociedad Teosófica, ante la iniciativa de H.P.B. y el Coronel Olcott, junto a W. Q. Judge, primero en los EE.UU. de América y luego desde la India, en Adyar para poder extender la Teosofía a toda Europa y desde allí a la totalidad del Mundo. Mas, no fue coronado este gran esfuerzo por ese triunfo necesario que se esperaba por parte de la Humanidad con los arcaicos conocimientos de la Teosofía. Si bien produjo que se atenuara el materialismo, no surgieron del conjunto de Teósofos de ese tiempo, la cantidad de Hombres que llegasen a comprender la importancia de tomar una inteligente distancia de la atracción hipnótica que produce, la vida material, con sus infinitas atracciones y tentaciones, muchos, solo buscaban poder, y la característica postura de la ostentación del pavo real y sus coloridas plumas, para sentirse importante y hasta la soberbia de muchos Hombres que pretendían saber más que estos Santos Varones, por considerar a la India y a sus hijos personas ignorantes y a sus Ciencias Espirituales una superstición. Sin embargo, hubo un solitario e incansable trabajador que pudo lograr ese objetivo sagrado dentro de la S. Teosófica y por ello, pudo reunirse finalmente con su Maestro y se llama Damodar K. Mavalankar. Las ciencias del Espíritu más importantes se desarrollaron en ese país, la India, cuna de la mayor parte de las religiones dominantes de ese tiempo y del actual. El materialismo con todos sus vicios abarcaba el corazón del hombre y ocultó su misión en la vida, y más que nada su origen divino. Desde La Gran Logia, se preparó un Plan para evitar que la franja de ese ancho abismo se siga extendiendo amenazando con separar cada vez más al ser Humano de sus intereses Divinos, alertándolo, del porqué de su presencia en este mundo, sus comienzos dentro de este plan de evolución y su fin posible dentro de él.

Estos Maestros de la Sabiduría de todos los Tiempos, revelaron al mundo parte de todas esas Ciencias que por un largo ciclo no fue posible brindárselas. Legaron a través de H.P.B. informaciones sobre los procesos con los cuales Karma da impulso a cada nuevo ciclo para que esa fuerza, con todas sus miríadas de vidas en evolución, pueda seguir ascendiendo peldaño a peldaño, según el Plan establecido por la misteriosa ideación Kósmica, la cual da origen a todo lo manifestado en diversidad de formas y de vida.

Los Maestros de Sabiduría Arcaica, son los custodios verdaderos de esa Ciencia que ha hecho de ellos Súper-Hombres, teniendo la capacidad de funcionar como los seres Humanos que son, en el plano físico y actuar en los estados supremos de conciencia como Adeptos, sus abnegadas obras por el bien de la Humanidad los ha sumido en el Sacrificio de renunciación más sublime, convirtiéndoles en los guardianes del progreso espiritual de todo ser vivo que se manifiesta en este sistema. La Humanidad de la que ellos hablan no está circunscrita solamente al Hombre, la Humanidad, para ellos es toda vida senciente que puja por ganar su lugar en el concierto Kósmico de la Evolución, la más pequeña partícula de vida, es tan importante, como lo es el Espíritu Planetario más elevado, entre estos dos tipos de vidas, solo media como diferencia, lo que se ha conquistado, en materia de evolución, el esfuerzo de esa partícula seguramente la llevará a llegar a ser un Espíritu Planetario porque en ella, existen todos los contenidos Espirituales en estado embrionario, prestos a desarrollarse en el momento en que la fuerza del ciclo Kármico le signe esa oportunidad.

Los Mahatmas revelaron a través de su agente, H.P.B., que el culto a los muertos es una aberración producto de un grave mal entendido sobre la ciencia de la reencarnación, y que este error fatal para la Humanidad, llamado espiritismo, los desviaba a un mundo tenebroso, creando un Karma adicional para sus practicantes tanto en el plano físico como en el Astral-Kámico, donde las entidades desencarnadas pueden ser atraídas por esos médiums produciendo un fatal enlace, por su apego a la vida física y su maldad. Sugerimos la lectura y estudio de la Carta nº 16, donde el Mahatma K.H. explica minuciosamente los peligros del mediumnismo, como polos de atracción de personas desencarnadas, llevándolas hacia un Karma de consecuencias imprevisibles, no solo para el desencarnado, si no para el mismo médium que queda ligado indisolublemente al Karma del Muerto.

Los Mahatmas revelaron que esos médiums, solo alcanzan el mundo más bajo de la naturaleza, el cual solo puede contener los residuos de esas Almas que los habitaron y luego al morir para este mundo, fueron abandonados y comenzaron su descomposición, mientras que, las Almas que los desecharon, siguen su ascendente proceso espiritual lejos de ese obscuro mundo de muerte.

La necesidad mística de algunas personas, entre ellas algunos con cierto desarrollo psíquico, han tomado a los Mahatmas con un sentido totalmente religioso, nada más lejos de esto, la ignorancia cobra víctimas a cada momento y es así como muchos pueden llegar a creer esas inexactitudes, que se dicen de ellos. Tampoco es verdad que los Mahatmas necesitan de emisarios tomados al azar dentro de la sociedad Humana, para dar algún tipo de enseñanza o mensaje y menos a través de médiums dado que los Instructores han enseñado el peligro de estas prácticas, por lo tanto nada más que leer en sus cartas dirigidas a A. P. Sinnett para darse cuenta de la opinión que ellos tienen de las comunicaciones con los muertos. Actualmente existen programas en Televisión, en los cuales parece hasta divertido la interacción con fantasmas de muertos, y lo peor es la intervención de niños que seguramente no terminarán muy bien a causa de las obsesiones y miedos naturales en ellos. Es un costo muy alto el de arriesgar a criaturas por dinero en un terreno aún no muy conocido y donde se compromete seriamente el destino de los mismos; padres sin escrúpulos, deseosos de fama y dinero entregan a sus hijos a prácticas que los pueden llevar tanto a la locura como al suicidio. Por lo tanto ningún médium puede mantener comunicaciones con los Mahatmas y si estos estuviesen muertos estarán seguramente muy lejos del alcance de cualquier ser Humano, tanto de los psíquicos como de médiums que nada tienen que ver con la vida pura y espiritual de esos Adeptos.

“Las Cartas de los Mahatmas a A. P. Sinnett” muestran parte del corolario de sus intervenciones en el Movimiento Teosófico, pero a la vez muestran con nítida claridad sus ideas de cómo ven ellos los graves desvíos de la Humanidad en lo Ético y en lo Moral, dando un panorama pocas veces visto de las normas de conducta de las Religiones que se han convertido en la piedra de discordia en la Humanidad creando divisiones que han hecho desaparecer todo intento de Fraternidad, y arrastrando con sus creencias al crimen a sus devotos seguidores llevados por un fanatismo cruel y despiadado que hace que entre ellos se desconozcan como partes de un Todo Espiritual. La Carta nº 10, ha sido estudiada por muchos estudiantes de Teosofía, y es para reflexionar un largo tiempo y para que toda persona que pretenda colaborar con el bien común, la lea, puesto que, después de hacerlo no es posible quedar indiferente ante tantas verdades. Los Mahatmas con sus enseñanzas, provocan una transformación en nuestro campo mental, nos abren los ojos del Alma, que son los únicos capases de contemplar el Espíritu Divino que realmente somos, y nos muestran esa única Realidad que es la Unidad de Vida, o esa Esencia Divina desde donde todo procede y hacia donde todo retorna.

Son los Chelas, preparados por ellos sus auténticos emisarios, y en estos Chelas, existe un voto de silencio que por ningún motivo les haría revelar su relación espiritual con Adeptos, eso cortaría de inmediato su relación vincular con ellos.

Los Mahatmas no han llegado a su estado de Santidad nada más que para cumplir los deseos de personas egoístas e incapaces de hacer un simple acto de caridad con nadie, los Maestros no abogan ante la Ley que ellos respetan y Aman, por el Hombre que encuentra placer en vivir disociado de ella, ni mucho menos interpelar ante un Dios que decide los destino de las Almas a cara o cruz, porque saben que no es posible encontrar en todo el universo tal tipo de Dios que elige entre sus hijos, entre cielos e infiernos, creando con esa elección una división insalvable para la Fraternidad Universal, y además, donde la compasión brilla por su ausencia, y la Ley de oportunidades es posible engañar tratando de salvar a quien ha infringido sus sagrados mandatos.

Se han creado un sin fin de especulaciones respecto de los Mahatmas, y aparecen literaturas con personajes que dicen mantener contacto con estos Hermanos Mayores y nada más leer esos supuestos mensajes para advertir que son tan falsos e insustanciales como sus enfermas imaginaciones, decir que se comunican con los Mahatmas y escribir mensajes en sus nombres, y además enseñanzas que por mejores intenciones, son a las claras un desvío, es contribuir con más ignorancia y llenar el campo mental y colectivo de la Humanidad con un pesado Karma, que traerá más obscuración, porque la mentira no es precisamente un haz de Luz de la Verdad.

Las comunicaciones con estos Adeptos son reveladas por H.P.B. cuando comienza la fundación de la S.T. pero, estas comunicaciones, no eran nuevas al momento en que ella las reveló, pues los Mahatmas revelan en sus cartas, que encontrar un Vehículo europeo para tamaña empresa, fue posible después de un infructuoso tiempo en que ellos buscaron en toda la Humanidad quien reuniera las condiciones evolutivas que le permitiera soportar las enormes tensiones producto de la ceguera mental de toda una Humanidad descreída y sometida por la ignorancia. Un individuo, que impulsado por sus elevadas convicciones y una fidelidad absoluta a sus instructores, y un inquebrantable Amor por la verdad, pudiera llevar adelante esa difícil misión, eso fue lo que encontraron ellos en H.P.B. después de una búsqueda que tardó más de un siglo ¿es posible creer que después de H.P.B. surgieran tantos "contactados" por los Mahatmas queriendo incluso sobrepasar las capacidades de esta brillante mujer? Encontrar en la raza Humana seres que logren enfrentar semejantes infortunios y riesgosos desafíos, además del trabajo full-time, nunca es una tarea fácil como lo demuestran los Mahatmas al decir de sus cartas. Hasta el día de hoy no ha aparecido en la sociedad Humana nadie que pueda emular la extraordinaria personalidad de H.P.B. y sus facultades mentales para traer del pasado semejante cantidad de conocimientos que llegaron a ser admirados por hombres de ciencia como A. Einstein cuando observó que esta mujer hablaba de la división del átomo ad-infinitum, en “La Doctrina Secreta”, cuando esto era para esa época una imposibilidad para la mayor parte de los científicos.

Tal vez, quienes escriben esos supuestos mensajes, creen que los Mahatmas no existen y por ello nadie vendrá a contradecirles ni a reclamarles, pero en la Biblioteca del Museo de Londres es posible encontrar las cartas con las cuales Trevor Barker compiló el libro “Las Cartas de los Mahatmas a A. P. Sinett”. Este libro no lo escribió él, ni fue un invento de su imaginación, allí en Londres, están las auténticas cartas preservadas en volúmenes, que son una herencia legítima de la Humanidad, las cuales él copia y forma el libro. Al poder verlas y comprobar que entre ellas se encuentran varias que fueron precipitadas y hoy son un enigma para la ciencia que las investigó, producen una admiración mayor. La contribución de Trevor Barker tiene un inestimable valor, gracias a su empeñosa tarea, hoy podemos saber de la existencia real de estos Benditos Hombres, sus cartas son el testimonio vivo de ello. Estas cartas echan por tierra toda pretensión de los que escriben y se dicen así mismos los “contactados” y que reciben instrucciones para darla a otros junto a mensajes fraudulentos en sus nombres.

Estar frente a estas cartas, conmueve el Alma, todas ellas con sus contenidos de profunda Sabiduría nos demuestran la gigantesca estatura Espiritual de estos Sabios y al comparar con las supuestas cartas de literaturas fraudulentas, no es posible evitar la vergüenza ajena que se siente y una profunda tristeza mezclada con una más grande impotencia. Nada parece impedir que figuras tan importantes, sean denigradas, a la condición más baja de las pasiones Humanas y a la categoría de Santos mediadores a través de los cuales es posible pactar con un supuesto Dios, para obtener beneficios o los favores más obscuros.

Cuando H.P.B. nos enseña a través de sus escritos, sobre el Chelado, vemos como, quien convoca al Maestro para ser su discípulo, es dejado solo para que desarrolle todas sus capacidades, de templanza, abstinencias, caridad y servicio, no hay un Maestro “contactándose” con él todos los días; es puesto a prueba y observado para ver su desarrollo, y cuando el pretendido discípulo está listo es aceptado por ese Maestro que eligió su corazón, pero ni aún en ese momento es posible que lo vea, sus comunicaciones están sujetas esporádicamente con algún Chela más avanzado, el cual sí puede estar en contacto con ese Instructor. Y también puede suceder que, llegue a viejo con todos sus méritos y jamás vea a su Maestro, en la presente vida, porque esta es la mayor prueba para el Chela, así es como desarrolla un verdadero anhelo y un sólido vínculo de Amor Espiritual con él. Tal vez en futuras vidas es posible que se encuentre con su Maestro, pero nunca es posible afirmar esto, como negar lo otro.

La angustiosa situación por la que está pasando la Humanidad, y la ausencia de verdaderos guías Espirituales o vidas ejemplares a quien seguir, son un caldo de cultivo para que de él, emerjan personas sin escrúpulos creando organizaciones que pretenden estar bajo la inspiración de algún mal llamado “Maestro Ascendido”, término acuñado por esas personas que al emplearlo queda de inmediato al descubierto que poco o nada saben de lo que es, ser un Maestro.

Muchos de estos rebuscados términos, nada tienen que ver con la verdadera Gran Logia Blanca, ¿saben las personas que los usan a qué se refieren dando a los Maestros ese “titulo”?

Según H.P.B. existen varios niveles de Chelado, y es así como un Chela avanzado puede ser el Maestro de uno menos avanzado, de lo cual surge como resultado de este conocimiento que un Maestro fácilmente puede ser el Chela de otro más avanzado. Pero la excepción que hubo en tiempos de H.P.B., fue que se adoptó el nombre de “Chela Laico” para todos aquellos que por estar bajo ciertas circunstancias, como ser el estar casados, y que quisieran probarse a sí mismos, tuvieran esa oportunidad. Seguramente que al lograr cierto avance en el Chelado Laico, queden sembrados esos Skandhas que darán a la futura personalidad una nueva oportunidad, pero quizá, en un Chelado más comprometido que en uno Laico.

Pero es oportuno dejar expresarse a uno de estos Maestros, diciendo, “Dejamos que nuestros Chelas sean temporalmente engañados, para suministrarles los medios de que nunca más sean engañados en adelante, y de que vean toda la maldad de la falsedad y la mentira, no solo en esta, si no en muchas de sus vidas posteriores… con el único objeto de hacer brotar toda la naturaleza interna del Chela, la mayoría de cuyos recodos y aristas permanecerían oscuros y escondidos por siempre, si no se les diera la oportunidad de poner a prueba cada uno de esos rincones a su turno. Que el Chela gane o pierda el galardón, depende enteramente de él mismo. La opción de recibirlo o no como Chela pertenece al Chohan.” (Carta N° 30)

¿Cuánto hay de posible en que todos los “contactados” hayan pasado esas delicadas pruebas, para ser legítimos agentes o mensajeros de estos Adeptos?

Es verdad que el mundo está lleno de buenas intenciones, pero para nuestro progreso Espiritual, no significan nada si no están acompañadas con acciones nobles, las buenas intenciones sin acciones empobrecen el Alma, creando un mundo ficticio y enfermo de egoísmos.

Los Mahatmas advierten diciendo, “debéis venir de vuestro mundo al nuestro”, para lo cual se debe atraer al Maestro con una vida pura, es la única manera, y una vida pura requiere de un arduo entrenamiento donde nuestras pasiones y apegos, deben ser sometidos a una voluntad superior, transformándolos en altos propósitos para servir incondicionalmente a toda la Humanidad. Valor, es otras de las cosas que ellos le piden a sus Chelas, para soportar la tenaz lucha de la ignorancia por mantener su reinado.

Entonces, podemos ver varias de las dificultades que existen para poder auto-nombrarse Agente de estos Maestros, a la luz de más informaciones que la Teosofía posee, es fácil poder deducir la verdad sobre qué son en realidad estos Maestros y como poder acercarse a ellos.

En muchas de sus cartas, los Mahatmas revelan mucho sobre las Reglas de Oro de su Conducta, muchas de ellas no es aún posible conocerlas, ni siquiera podríamos comprenderlas, ya que para poder hacerlo, deberíamos alcanzar peldaño a peldaño esa Intuición Superior que nos permitiría interpretarlas.

Expondremos algunas partes de sus Cartas, y quizá, si agudizamos nuestra plena atención, podamos intuir esa profundidad Espiritual que sub-yase en cada frase tratando de que sea vista y oída por nuestra Individualidad, a través de nuestra personalidad, la cual debe desembarazarse de las estructuras mentales y ser tan flexible y permeable a las enseñanzas que estos Grandes Hombres nos han dejado en sus Cartas, tratando que con ellas, podamos domar nuestra naturaleza instintiva y alcanzar nuestra verdadera Naturaleza Intuitiva.

“La ignorancia crea dioses y la astucia aprovecha la oportunidad.” (Carta N° 10)

“Nosotros hemos de librar nuestras propias batallas, y el conocido dicho de que “el Adepto se hace, no nace” es rigurosamente cierto. Puesto que cada uno de nosotros es el creador y productor de las causas que conducen a estos o aquellos resultados, no tenemos más que cosechar lo que hemos sembrado. Nuestros Chelas son ayudados sólo cuando son inocentes de las causas que les crean dificultades, cuando esas causas son generadas por influencias ajenas y externas. La vida y la lucha por el Adeptado serían demasiado fáciles si todos tuviéramos detrás de nosotros limpiadores que barriesen los efectos que hemos generado por nuestra propia imprudencia y nuestra presunción. Antes de que se permita, a los Chelas, dedicarse al mundo, se los dota a todos de poderes más o menos clarividentes y con excepción de esa facultad, que si no fuera frenada y controlada tal vez les conduciría a divulgar ciertos secretos que no deben ser revelados; se les deja en pleno uso de sus poderes, cualquiera que estos sean. ¿Porque no los usan? Así paso a paso y después de una serie de penalidades, el Chela aprende, por amarga experiencia propia, a reprimir y a guiar sus impulsos, pierde su temeraria impetuosidad, su propia presunción y nunca vuelve a caer en los mismos errores.” (Carta N° 54)

“Sin embargo se le dijo a Ud. que el Sendero que conduce a las Ciencias Ocultas ha de ser hollado laboriosamente y cruzado con peligro de la vida; que cada nuevo paso en él, conducente a la meta final, está rodeado de peligros y crueles espinos; que al peregrino que se aventure en él, primero se le hace enfrentar y conquistar las mil y una furias que acechan en sus portales y entradas inviolables, furias llamadas, Dudas, Escepticismo, Escarnio, Ridículo, Envidia, y finalmente, Tentación, especialmente esta última, y que aquel que ha de ver más allá antes tiene que destruir esa viviente muralla; que debe poseer un corazón y un Alma revestidos de acero y una determinación férrea que nunca ceja, pero que a pesar de todo eso, debe ser benigno, humilde, benévolo y haber extinguido en su corazón toda pasión humana que conduzca al mal.” (Carta N° 62)

“Nuestras Ideas sobre el Mal. El Mal no tiene existencia per se, no es más que la ausencia del Bien, y existe sólo para aquel que se transforma en su víctima. Procede de dos causas y como el Bien, no es una causa independiente en la Naturaleza. La Naturaleza carece de bondad o de maldad, ella sigue solamente Leyes inmutables tanto cuando prodiga vida y alegría, como cuando envía sufrimiento y muerte y destruye lo que ha creado. La Naturaleza tiene un antídoto para cada veneno y sus Leyes una recompensa para cada sufrimiento.” (Carta N° 10)

H. P. Blavatsky y su conocimiento sobre los Mahatmas;

“Un Mahatma es un personaje que mediante una preparación y educación especiales ha desarrollado aquellas facultades superiores y ha alcanzado aquel conocimiento Espiritual que, la humanidad común, adquirirá después de pasar a través de innumerables series de reencarnaciones durante el proceso de evolución Cósmica, siempre que, como es natural, no vaya durante ellas en contra de los fines de la Naturaleza y cause su propia aniquilación.” 

“Nuestros Maestros, no son “dioses celosos”, son simplemente mortales sagrados, empero, superiores a cualquier mortal de este mundo, moral, intelectualmente considerados. A pesar de su santidad y de su adelanto en la Ciencia de los Misterios, son, sin embargo hombres, miembros de una fraternidad, en la que son los primeros en observar sus correspondientes Leyes y Reglamentos. Y una de las primeras Reglas, exige que aquellos que inician su viaje hacia Oriente, como candidatos, para ser observados y recibir los favores de los custodios de esos Misterios, deben marchar por el camino recto, sin detenerse en los desvíos y senderos laterales tratando de unirse a otros “Maestros” y profesores que con frecuencia pertenecen a la ciencia Siniestra, para que adquieran confianza y muestren fe y paciencia, además de otras condiciones que deben llenar.” (Los Mahatmas Teosóficos – H. P. Blavatsky)

De W. Q. Judge;

“En toda edad y en la historia de las naciones, se les ha dado a estos Hombres de gran poderío y compasión, distintas designaciones. Ellos han sido llamados Iniciados, Adeptos, Magos, Hierofantes, Reyes del Oriente, Sabios, Hermanos, y varios otros nombres. Pero en el idioma Sanscrito hay una palabra que cuando se la aplica a ellos, inmediata y completamente los identifica con la Humanidad. Este nombre es el de Mahatma. Esta palabra se compone de Maha-gran y Atma = Alma, y por lo tanto significa Gran Alma; y puesto que todos los Hombres poseen Alma, lo que distingue al Mahatma, es su Grandeza.” (El Océano de la Teosofía – W. Q. Judge)

Creemos que este extenso artículo puede y debe derramar un poco de luz sobre cómo es posible alcanzar a través del Chelado, el Adeptado. Pero a la vez, es necesario evitar que alrededor de estos Hombres Sagrados se puedan crear confusiones, y mezclarlos con ideas religiosas permitiendo con ello fomentar una superstición mayor. Un Mahatma se hace así mismo, disolviendo todas las capas de ese barniz contraído en el mundo material que lo ha mantenido prisionero durante edades, si bien en el campo de la evolución no es posible avanzar dando saltos, lo que sí es posible es acelerar los procesos evolutivos con técnicas y disciplinas desarrolladas y custodiadas por los Mahatmas de ciclos anteriores, cuyos secretos son actualmente custodiados por los que han logrado esa superación espiritual en este presente ciclo, esos conocimientos basados en investigaciones que llevaron miles de años, hoy son llamadas también Ciencias Ocultas, y solo son reveladas a aquellos valientes de corazón y mente, que se entregan al Servicio Espiritual de toda la Humanidad, lo cual no es una tarea fácil, siendo El Sendero de difícil ascenso y tan escarpado que el intentador debe lograr mantener un equilibrio constante y una plena atención para no caer bajo el influjo de ningún engaño. Todo lo que se ha podido decir aquí, debe alertar a todos los estudiantes de Teosofía, sobre toda esa literatura que presenta El Sendero como una cosa facilista y que es posible obtener logros verdaderos en dos o tres meses, pagando por cursos y libros que son un insulto para las Sagradas Doctrinas, acuñadas por esos Hombres Santos en una larga  sucesión de ciclos. Y para todos aquellos que han oído sobre los Maestros y no han estudiado Teosofía, podrán verse beneficiados con este artículo e ir a las fuentes para evitar caer bajo cualquier engaño orquestado por personas inescrupulosas y que han hecho de sus mentiras un negocio floreciente, apoyados con libros hechos por ellos mismos y atribuido a mensajes dados por los Mahatmas. Quiera la buena Ley, que con escritos como estos, se pueda evitar el mal uso del nombre de los Mahatmas y a la vez desterrar toda posibilidad de cualquier tipo de superstición, que pueda afectar engañosamente a toda la sociedad Humana.

Por Manuel Fernández

Junio del 2014

 

 

 


 

Literatura relacionada: